Edición  - Internacional - 2,014 -   Lima-Perú
(c) COPYRIGHT 2000-2009-CASA DEL POETA PERUANO-TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR SUS PROPIOS AUTORES - Director: Joan Viva







"deja que haga una poesía
de nuestra desnudez
porque siento la explosión
de palabras
que desean hablar de ti."

 

Deslumbramiento de Amor

El nuevo libro de William Gonzáles Pérez, Deslumbramiento de Amor, nos sumerge en la vorágine de la poesía erótica, en una aventura sin aspavientos, sin censura. William en todas las paginas nos va envolviendo con el amor, la sensualidad y el erotismo en el más alto nivel, cuidando de no ser vulgar y mas bien dándole el punto exacto de armonía entre las palabras y el acto de amor.

Algunos jóvenes poetas han tratado de crear poesía erótica y han caído en el absurdo, lo grotesco, lo obsceno y lo fantasioso; y esto se puede leer en cada verso de los que los intentaron, no llegando a convencer en sus textos. Esto no ocurre en "Deslumbramiento de amor" donde los poemas son breves, contundentes y sin atavismos; van directo al grano o al sexo o, como ustedes lo deseen interpretar.

La poesía erótica no es ninguna novedad, desde la antigüedad se han hecho alabanzas al sexo como ente creador de vida y placer, luego quedo marginada por absurdas leyes religiosas que tildaron de pecado el hacer tan solo mención de las partes intimas de las personas, siendo castigados con la muerte, hasta el día de hoy es tabú en algunos países referirse al sexo o tan sólo nombrarlo.

El erotismo nos viene acompañando desde inmemoriales tiempos y es en el antiguo Egipto donde podemos seguirle los pasos, gracias a los vestigios de textos encontrados en los famosos Papiros de Leide y el de Turín donde se especifica las posiciones sexuales y las diversas artes amatorias de la época. Pasando por Grecia donde los escritos serian hoy considerados de pornográficos, pero en esa época era normal adorar al sexo, las diosas de esos días eran muy populares entre los jóvenes, además habían templos donde se podían tener relaciones sexuales en honor a sus dioses. El sexo en Grecia formaba parte del arte de adorar al cuerpo.

William Gonzáles, nos devuelve un poco a esos tiempos, en sus versos se ven matices líricos de amor y erotismo, que hoy son parte de la vida de una juventud que esta despertando al sexo a una más temprana edad.

En el poema INSTANTE CONTACTO podemos hacer ese viaje si me acompañan por el tiempo y caer en un puerto de la antigua Grecia, donde las hetairas esperaban impacientes a sus amados marineros de ese día, para ofrecerles los mas exquisitos placeres de Grecia; leamos:

instante contacto de puertos desnudos
arrancadas al centro carnal
fuego, deseo, pasión
el compartir del mar

rozado delirio
fresca la espuma
y en tu cantar
historia profunda
provocamos rupturas sin igual.

Claro que cada uno puede viajar a donde el poema les quiera llevar, porque es de una musicalidad amoldable al deseo de uno.

Poetas como Safo, Cátulo, Lorca, Huidobro, Gonzalo Rojas, por nombrar algunos de los muchos que escribieron loas al Amor, el Deseo, el Eros y el Sexo, sintieron ese deseo por expresar sus más intimas y reveladoras experiencias con el amor.

En Deslumbramiento de Amor, podemos adentrarnos al yo interno del poeta, que desea liberarse de los deseos propios y darlos a conocer en una poesía muy suave, muy romántica y por supuesto muy erótica.

 

Joan Viva
 -Noviembre, 2014-


 

 

RELÁMPAGOS DE AMOR

Emergen gotas de sudor
sobre tu cara, espalda y tus nalgas

amor, noche y dientes triturando caricias
apellidos al aire se funden
en la remota galaxia

la muerte se ríe
nos espera plácidamente llegar

relámpagos en tu vientre y mi piel
incesante gesto brota
sonriente de placer.

 

 



INSTANTE CONTACTO

El control se rompió
y agitamos las velas del amor

instante contacto de puertos desnudos
arrancadas al centro carnal
fuego, deseo, pasión
el compartir del mar

rozado delirio
fresca la espuma
y en tu cantar
historia profunda
provocamos rupturas sin igual.



 

 


LA FRAGANCIA DE LIRIO


Por tus contornos
sereno recorro noches
días no se cansan
mis besos tocan tu cuerpo

la fragancia de Lirio
amor de diosa
carne cedida al gozo
inquieta sábana
de movimientos rítmicos
levantando el polvo

las rosas nos cubren
de un color hermoso
a las cumbres llegaron mis manos
y de satisfacción plena quedamos.


 

 

 


PARAÍSO DE TU CUERPO CELESTIAL


Me encuentro en el paraíso
de tu cuerpo celestial
de blanca figura
y dulzura sin igual

mis labios bajan con discreción
al pecado, vicio y buen placer

sueños realizados
el gozo perfecto entre los dos

tocas mi piel
ves mi erección
pides placer
y yo te lo doy.
 

 

 

 

 

William Gonzáles Pérez
 (Lima 25 de noviembre)

     Acaba de sacar a la luz su primer poemario, un conjunto de poemas dedicados al viejo y complejo tema del amor. Aludiendo a la antigua interrogante de Hölderlin podríamos decir: ¿Para qué amor en tiempos de desamor? Pero no, no son tiempos de desamor, porque sin amor no podría haber humanidad, ni interrogantes, ni nada. El mundo podría sobrevivir sin dios, pero sin amor no. Por eso su complejidad, a su vez su extraña transparencia. Hoy pasa con el amor lo que pasó a inicios del siglo pasado con el arte, lo que decía del arte Ortega y Gasset. Pero no, lo que sucede es que la gran masa, con los medios masivos y las grandes industrias, con su tecnocracia, su pragmatismo salvaje, ha devaluado el significado de esta palabra que poetas como Dante Alighieri elevaron a su real dimensión. El amor está, entonces, en las individualidades, en colectividades no contaminadas con esa masa tecnológica de la moda y sus derivados. Y los poetas saben que así ha sido siempre, y así será. Por eso Jamás tanto cariño doloroso es la demostración de esa persistencia, a través de las diferentes variantes emocionales y dramáticas en torno a este tema. Con un estilo algo surrealista (“una raíz descubierta a la hora del té”), que hace recordar al Westphalen de “Una cabeza humana viene lenta desde el olvido”, y también expresionista (“melodías que transcurren por las venas/ a más de mil por hora sin detener el tiempo/ existimos hoy para contar las monedas”) - homenaje pleno a Neruda -, somos conducidos al territorio fangoso de la luminosidad del deseo del otro (la amada). Si luego salimos heridos, la única cura será también el amor.
 

Miguel Ildefonso *-

 

 

POEMAS



FEMENINO ATREVIMIENTO CON EL VERANO
ENTRE TUS OJOS




Mejor escribir estas líneas sin título
sin llamadas cómplices
sea de largo o corta distancia
las paredes han de guardar la tranquilidad de vida
reposar bajo las aguas
corrigiendo los errores
fugando de veranos inconclusos
contemplar en sueños el azul de las ilusiones

No conversación, no sentimentalismos
que desean plasmarse una eternidad
nunca soberano
basta la firmeza de los ojos
para clavar una llamada de atención
suerte pedido de preciosidad
pobres bocas tratando de cubrir sus faltas

Femenino atrevimiento soltabas por las tardes
¡Despierta!
va quedando de ti
sólo una flor marchita!.

 




AMOROSA CONTRADICCIÓN


Tristeza, no llega la suerte de esa prosa infinita
el momento de estimular la sangre
fiesta sanguínea que ha de recorrer
cada párrafo de nuestro cuerpo
secretos debilitados, con aire de infertilidad
embuste de tus ojos
triste
sin sentido o dirección
correcto abismo que no se ganó tan gratuitamente
es justo conversar contigo
la nueva entrega que me hace el sol presente
unas líneas por este derecho ganado
por el tiempo por esos fríos y calientes amaneceres
profundos sueños con envidia en el camino
y con logros de años conseguidos
así es sedienta la vida
con salados corazones
con imposibles regresos
por el desamor de tu mirada
nada ingenua
porque eres mortal
capaz de todo
desnuda de tus actos
se me hace hoy
no tan difícil descifrar
tus ingenuas mentiras
y hacerte ver hoy
tu verdadera soledad.

 



LAMENTO EL SUAVE ADIÓS
QUE TE DESVELA ENTRE LA SOMBRA



Juntos los dientes para siempre,

entonces ya no te llamaré

con dulces y antojos,

para nada las monedas servirán

sin embargo el recuerdo incomoda

como condenado ciego

y los años en que hablamos en volver a nacer

se ha quebrado

lamento el suave adiós

que te desvela entre la sombra

sin protección ¡Como un rayo!


Muérdete la lengua cascabel de mentiras

cómplice de desdichas

de miedo venenoso

desordenada entristecida

al final y al cabo alucinada

celosa del viento y de mi boca

de aquellas horas no encontradas

de los pasos por la orilla

sin la rutina ni viejas normas

con su peso exacto a la medida

abrazados derrochando juventud

con mis manos tibias

acariciando tu edad

castigándose a sí mismo

como dejándose ser incinerado.
 



DÓNDE HABRÁS COLOCADO
TU NUEVO ESPACIO HIRIENTE



Dejó hoy el camino limpio
luminosa de tu voz
de esa oscura tras la puerta
¿Donde estarán tus labios después de romper
el beso que nos unía?
acaso a esta hora ya habrá cruzado la frontera
de otro nido, otra mirada
sin sentirte culpable

Pero oculta bajo la arena calcitrante
como tus ojos en una tarde
en el centro del parque
de ese que nos acompañó
con sus pastos
bajo las ramas todas las noches

Dónde habrás colocado tu nuevo espacio hiriente
quién será tu nueva aventura ingenua

La piedra de la culpa siempre has de cargar
aunque te creas ciega
con supuestamente haber amado
hasta la hora en que se dio el final del canto
suficiente haga ahora de escribir
las líneas rojas que faltaban.
 




EL RAYO CRUEL DE LA MUERTE




Echaré vuelo, para que antes no me atrape
el rayo cruel de la muerte,
ya los días oscuros quedan atrás
con los infelices encuentros en los parques
en el autobús, en la colorida primavera
¿Qué es eso?
sólo una estación más
una locura del tiempo que nos arroja el camino
ya no hay que ahogar la garganta
ni ser imprudente en las palabras

Hoy a de salir con mejor atuendo
y derribar las crueles palabras y miradas
que no valen
que no dejan amar
los que ya no dijeron sentir la fragancia
de los labios con sus brazos pasión

A veces hermano hasta invisible a la ignorancia
aprende, crece, vive
hazte luz para este miedo maligno
hazte sol en el tiempo entero de la vida.
ción Peruano-Japonesa”. También ha editado la antología de poesía peruana 21Poetas (2005).


Miguel Ildefonso

Miguel Ildefonso nació en 1970 en Lima.  Es director de la revista virtual „El Malhechor Exhausto“. Estudió Literatura en la Universidad Católica del Perú e hizo una Maestría en Creative Writing en la Universidad de El Paso, Texas. Ha publicado los libros de poesía Vestigios (1999), Canciones de un bar en la frontera (2001), Las ciudades fantasmas (2002) con el que ganó el Premio Copé de Poesía., m.d.i.h.(2004), Heautontimoroumenos (2005), Los Desmoronamientos Sinfónicos (2006), Himnos (2008). En 2005 publicó el libro de relatos El Paso, galardonado con el “Premio Nacional de Cuento de la Asociación Peruano-Japonesa”. También ha editado la antología de poesía peruana 21 Poetas (2005).

 


(Más poemas del libro aquí)
 

Edición  - Internacional -    Lima-Perú
(c) COPYRIGHT 2000-2009-CASA DEL POETA PERUANO-TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR SUS PROPIOS AUTORES - Director: Joan Viva